Warriors vencen a los Blazers en el primer juego de las finales del Oeste de la NBA

0

Stephen Curry y Klay Thompson, lideraron y tomaron el control del equipo en el arranque de la final de la Conferencia Oeste de la NBA y derrotaron sin aliento a Portland Trail Blazers .

Entre los dos jugadores marcaron 62 de los puntos con los que los Warriors dieron el primer golpe casi sin sufrir sobresaltos.

Pensar en un tricampeonato es un sueño que con actuaciones como las de anoche toma cada vez más forma.

La Dinastía está sólida en Oakland y envía señales claras de que queda mucho tiempo de show.

Es cierto que se pensó que tantos cambios en el equipo, con un último desembarco de DeMarcus Cousins , rompía todo el mercado y era imposible imaginar equilibrios en la NBA. Sin embargo, los Warriors se lucen sin Durant y si Cousins.

Ellos rompen la liga sin más ayudas. Golden State es una aplanadora con su Big Three, Curry, Thompson y Draymond Green.

No le interesa la oposición si estos tres hombres están en la misma frecuencia. Para poner en contexto de qué se trata tenerlos enfocados, anoche Curry marcó 36 puntos y acumula ya 34 partidos superando los 30 tantos por juego en postemporada; es el tercer jugador en actividad con esos registros, justamente por detrás de LeBron James y Kevin Durant.

Si algo le faltaba a esta función, es la presencia de Thompson, el hombre silencioso, sin tanto brillo, pero que hace justamente lo que el equipo pide. El complemento perfecto para Curry, sumó a la producción unos 26 puntos, 3 asistencias, 3 robos y dos bloqueos.

Si bien no llegó hasta aquí con la mejor energía, anoche entendió todo en la victoria ante Portland por 116-94.

Y detrás de escena, acomodando todo sin pedir demasiado a cambio, se acopló a la causa la pieza clave de estos Warriors: Green. Se encargó, como siempre, del trabajo sucio. El hombre que hace dos años fue el mejor defensor de la NBA, deja la piel para que sus compañeros pongan el brillo.

Draymond Green llegó a esta instancia en los mejores momentos y anoche aportó 12 puntos, 10 rebotes, 5 asistencias, 2 robos y 3 tapas. Es cierto, tiene la “boca demasiado grande”, pero es tan necesario en la estructura que cuando él no está los Warriors no lucen como siempre.

La aplanadora Warriors no se detiene. No le importa quién se ponga por delante. Su entrenador Steve Kerr acomoda las piezas y fluye todo en el equipo de Oakland. Vuelve a las fuentes y demuestra que el resto de los actores simplemente los potencian. El corazón está en la fórmula tradicional.

El camino al anillo aparece claro, sólo depende de ellos no salirse del plan.

Share.

About Author

Leave A Reply