Una de las 7 maravillas del mundo en manos de privados

0

El lago de Coatepeque, ubicado a 18 Kilómetros al sur de la ciudad de Santa Ana en el municipio de El Congo, es uno de los lugares turísticos más hermosos de El Salvador, catalogado en el año 2013 como una de las maravillas del mundo.

El lago cuenta con una gran extensión en la que se pueden practicar varios deportes, además de su belleza cuenta con una excelente vista panorámica hacia el volcán de santa Ana y el cerro verde.

Posee aguas muy agradables, y es sitio ideal para practicar el buceo, el velerismo, piragüismo, natación y ski acuático.

Pero esta exclusividad solo es para los que puedan pagarla o los dueños de la quinta que se han apropio de un bien público como lo es “lago de Coatepeque”.

Según denuncian los pobladores de las zonas, poco a poco se están quedando sin un acceso público que les permita disputar de uno de los lugares más bellos de El Salvador.

Jorge Díaz es un habitante del municipio del Congo en las orillas del Lago Coatepeque, quien narra la situación en la que viven, al tener poco espacio para acceder a las aguas de aquel lugar que anteriormente era su fuente de alimentación.

«Todos estas personas que tienen quintas y casas enormes, abusan, han puesto barreras y murros en zona que nos les pertenece, recuerdo que antes uno podía venir a pescar a descansar a las orillas del lago, pero ahora todo está privatizado, no se puede caminar por la orilla porque lo amenazan, miembros de la seguridad privada y es feo vivir con amenazas privadas, por tratar de estar en el lago” dijo, Díaz. Citado por el periódico digital Vanguardia.

El ambientalista, Amado Ramos del El Movimiento de Víctimas y Afectados por el Cambio Climático y Corporaciones (MOVIAC) Amado Ramos, asegura que las familias ricas han comprado voluntades tanto en los juzgados ambientales como de los mismos estados, ya que aunque existe una ordenanza municipal donde se dicta que las construcción deben están a 20 metros lejos del lago, pero realmente están a menos de tres metros y otras han construidos sus propios puertos.

“Lo que es claro es que existe un límite y las poblaciones empobrecidas no pueden ingresar al lago, ni a sus orillas libremente, porque las amenazas con escopeta son cada vez más, y por lo tanto algunas han desistido”, narra del medio digital.

Share.

About Author

Leave A Reply