Secultura entrega dos imágenes del siglo XIX restauradas a parroquia de Berlín, Usulután

0

La Dirección Nacional de Patrimonio Cultural y Natural a través del Departamento de Conservación de Bienes Culturales Muebles hizo entrega —el 27 de octubre de 2017— de dos imágenes restauradas a la parroquia San José de Berlín, Usulután.

Las imágenes de bastidor representan a San Pedro y a una virgen. Datan de 1890 aproximadamente. Ambas son esculturas talladas en madera policromada con extremidades superiores articuladas, y estaban muy deterioradas a causa de la humedad y las polillas.

La entrega fue hecha por el jefe del Departamento de Conservación, Jorge Orellana, y el equipo de restauradores miembros del Concejo de Asuntos Económicos de la parroquia, encabezada por el secretario parroquial, José Castañeda, quien agradeció y dijo sentirse “admirado” con la restauración de las esculturas.

“La importancia de intervenir estas imágenes es porque es un bien cultural religioso, que es parte de una comunidad que tiene un vínculo, a veces hasta emocional, con ellas. Con la restauración devolvemos el valor, para que la gente y sobre todo las nuevas generaciones puedan incrementar esas devociones que se están perdiendo”, dijo el jefe de Conservación, Jorge Orellana.

La restauración de las imágenes implicó una limpieza profunda, fumigación,  incorporación de faltantes, consolidación de zonas “donde todavía teníamos evidencia policroma con el fin de detener el deterioro o craquelamiento e iniciar con el proceso de estucado, el cual nos permite reponer la pérdida de casi un 85% de la base de preparación”, explicó el restaurador Wilson Alfaro.

En el caso de la imagen de la Virgen, el restaurador Misael Cuéllar explicó que cuando inició con el trabajo “a simple vista se podía observar el daño causado por la polilla, la cual era muy evidente en la parte de la cabeza, en especifico el cabello y contorno del rostro”.

Para que las esculturas se mantengan bien conservadas, los técnicos recomiendan realizar limpieza en seco con brochas de pelo suave o paños secos, tener cuidado al mover las esculturas, evitar que estén expuestas al sol intenso, no sujetarlas por puntos vulnerables y cuidar de ellas en épocas de mucha humedad, entre otras.

Por su parte, Orellana explicó que para solicitar la restauración de una imagen, la parroquia y comunidad interesadas deben enviar una nota  a la Dirección Nacional de Patrimonio Cultural, tras lo cual el Departamento de Conservación inicia el proceso.

Share.

About Author

Leave A Reply