Rescate de la memoria histórica a través de cine foro: Legado de una generación

0

En el marco de la exposición temporal “El olvido está lleno de memoria”, el Museo Nacional de Antropología Dr. David J. Guzmán efectuó un cineforo sobre el documental denominado “Legado de una generación”, el pasado jueves 26 de julio.

El encuentro tenía por objetivo la sensibilización, reflexión y debate sobre los sucesos ocurridos en la Masacre del 30 de Julio de 1975 y así fortalecer el rescate de la memoria histórica vivida por el pueblo salvadoreño.

La actividad inició con un recorrido guiado hacia la sala temporal con la exposición “El olvido está lleno de memoria”, dirigido por la antropóloga Ninel Pleitez.

Al término del recorrido se proyectó el documental —que fue producido por la Secretaría de Comunicaciones de la Universidad de El Salvador—, que gracias al testimonio de sobrevivientes y líderes del movimiento estudiantil de la época, relata los hechos que llevan hasta los acontecimientos.

El audiovisual recrea la tarde del 30 de julio de 1975, cuando estudiantes de la Universidad de El Salvador (UES) marchaban de forma pacífica rumbo al centro de la capital. Al llegar al paso a desnivel, ahora avenida Héroes y Mártires del 30 de Julio (antigua 25 avenida norte) y la Alameda Juan Pablo Segundo (entonces conocida como 7.acalle poniente), los alumnos fueron rodeados por un contingente de la Guardia Nacional y de la policía que los esperaban frente al Hospital Rosales. Varios de los universitarios terminaron heridos y, una cantidad indefinida, muertos.

La marcha era en protesta por los actos del entonces presidente Armando Molina, cuando consignó a las fuerzas militares para impedir la salida del tradicional Desfile Bufo del Centro Universitario de Occidente (hoy Facultad Multidisciplinaria Occidental) que tenía lugar cada 26 de julio.

Finalizada la proyección del material fílmico, se inició un conversatorio en donde participaron Ederson Sibrián y Luis Alemán, de la Secretaría de Comunicaciones de la UES; Gabriela Morales, estudiante de la UES y representante de la Asamblea General Universitaria, y el ingeniero Mario Pleitez, sobreviviente de la masacre y actual coordinador de la Unidad de Cultura de la Universidad Francisco Gavidia. El encuentro fue moderado por el director del MUNA, José Heriberto Erquicia.

“Desde la academia tenemos una deuda histórica sobre la recopilación e investigación de estos hechos. Como museo nos interesa abrir estos espacios de diálogo, puesto que no se muestra una única realidad ni un único punto de vista, sino se busca brindar al público las diferentes visiones de un hecho y es así como se construye la historia”, sostuvo Erquicia.

Según los panelistas y representantes de la UES, aunque en el informe de la Comisión de la Verdad para El Salvador se retomen las investigaciones de los graves hechos de violencia ocurridos desde 1980, antes de este periodo también se cometieron múltiples violaciones a los derechos humanos y delitos de lesa humanidad, como consecuencia de la aplicación de políticas de terrorismo de Estado contra aquellos que pensaban distinto al gobierno de turno.

Para la antropóloga Pleitez, que trabaja e investiga la línea de memoria histórica, lo que piden las víctimas es más un reconocimiento de la verdad y saber adónde están sus familiares, qué sucedió y adónde están sus cuerpos, que el castigo de los responsables.

“Una de las cosas importantes para mí con este documental es que te das cuenta que hay mucho silencio institucionalizado, porque no fueron 10 o 20 víctimas, fueron cientos, ni siquiera tenemos un número de cuántas personas fueron, mucho menos tenemos los nombres de estas personas”, concluyó la investigadora del museo.

Al encuentro asistieron estudiantes de la Facultad de Odontología de la Universidad Evangélica de El Salvador, alumnos de bachillerato del Centro Escolar Denver y público en general.

Los estudiantes participantes del foro reconocieron la importancia de empatizar y sensibilizarse con estos temas. “Es la primera vez que escucho de esta masacre. Conocer los hechos nos permite romper los esquemas de silencio y dar continuidad a la memoria de nuestro país”, añadió Óscar Pineda, de la Facultad de Odontología.

El MUNA está desarrollando una serie de actividades paralelas a la muestra que permitan difundir la memoria colectiva de este conflicto interno y generar un diálogo entre el museo y los distintos públicos, buscando conformar una medida de reparación que ayude a reflexionar acerca del presente.

Share.

About Author

Leave A Reply