LA UNIVERSIDAD SE NIEGA A MORIR

0

Por Lic. Luis Antonio Tobar

Sociólogo e investigador FMOcc

En 1927 cuando José Vasconcelos asumía el rectorado de la UNAM, su discurso de
inauguración fue algo inesperado. Su visión de la Universidad, en cierta medida
estaba relacionada con los principios de la reforma de córdoba y la búsqueda de
la autonomía. En su discurso sostenía la relación que la institución debía jugar
con el pueblo, rechazaba profundamente que un puesto como el de Rector, solo
se quedara reducido a puestos burocráticos.


Los ideales democráticos, heredados por este gran político y académico, tuvieron
mucha repercusión en las universidades latinoamericanas. En la década de 1960 y
1970 una serie de intelectuales, llevan a cabo una reforma universitaria que
revoluciona la formación académica, la investigación y la proyección social,
incluida la democratización de la institución.


Pasarían como rectores, mentes brillantes como Rafael Menjívar, exiliado en
Costa Rica por la intervención militar de 1972. Pero, en 1979 llega a la rectoría
el Ing. Félix Ulloa padre, un hombre de ideas progresistas que defenderá los
ideales de la institución con su muerte en 1980 a manos de los escuadrones de la
muerte. Su brillante frase “La Universidad no son los edificios, la Universidad
existirá mientras exista el demus universitario, es decir, mientras sus profesores, estudiantes y trabajadores a pesar de la represión, las amenazas a muerte y la cárcel, decidan continuar dándole vida a la ciencia y a la cultura, en estos días aciagos…”.


Sin duda los ideales de este rector, tenían mucha relación con las ideas de Fabio
Castillo, José Vasconcelos y Pablo González Casanova. En 1991 llega a la rectoría
nuevamente Fabio Castillo, fue la época de las últimas grandes movilizaciones en
la Universidad de El Salvador con la toma del Ministerio de Hacienda, por la
búsqueda de un mejor presupuesto.
En el año 2018, después de 23 años de pasar en sus claustros, sin tener ninguna
participación en la discusión de los principales problemas del país. Los debates
sobre la privatización del agua, puso en el ámbito nacional de nuevo a la UES.

Este desafío de repensar la idea de universidad-sociedad, es un desafío para las actuales autoridades, los cuales deben responder a los intereses de la mayoría de
los salvadoreños. Por lo tanto, las principales luchas sociales que representen un desafío para la sociedad salvadoreña, debe ser una lucha que involucre a la
Universidad.

Share.

About Author

Leave A Reply