Fallece presunto pandillero tras ataque armado

0

Un fallecido, un herido y el decomiso de un fusil AK 47, un arma corta, cargadores, abundante munición y droga es el resultado de dos agresiones ilegítimas de parte de pandilleros en contra de policías. 

El informe policía detalla que las agresiones a elementos de la corporación policía se suscitaron en el área rural de los municipios de Chilanga, en el oriental departamento de Morazán, y de San Pedro Perulapán, en el paracentral Cuscatlán, de forma respectiva.
De acuerdo con el informe policial, en el primero de los incidentes, policías de la Unidad Táctica Especializada Policial (UTEP) o Jaguares y de la Sección Táctica Operativa (STO) que patrullaban en el caserío Las Crucitas, del cantón Lajitas sorprendieron dentro de una casa destroyer a un grupo de mareros que al verse descubiertos dispararon en contra de las autoridades.

Tras el incidente armado cayó sin vida uno de los agresores identificado como Raúl Iván Zelaya Portillo (21) -cerca del cuerpo sin vida los agentes localizaron una pistola- y resultó lesionado Gabriel Fernández Gómez (20) alias Gabrielito.

De acuerdo con las investigaciones de la policía, el ultimado contaba con un récord delictivo que lo llevó a guardar prisión – de donde salió recientemente- por el delito de tenencia, portación o conducción ilegal o irresponsable de arma de fuego.

Mientras que el lesionado es señalado como uno de los autores materiales del asesinato de un árbitro de futbol acaecido a mediados del mes de diciembre del año pasado, mientras la víctima dirigía un encuentro deportivo en una cancha del cantón Piedra Parada, siempre en la comprensión de Chilanga.

Las autoridades incautaron al herido diversas porciones de marihuana y, luego de brindarle los primeros auxilios, fue llevado de urgencia a un centro asistencial.

Casi a la misma hora, unidades de la UTEP y STO repelieron una agresión ilegítima de parte de un grupo de terroristas, a quienes buscaban en el cantón El Limón, de San Pedro Perulapán, en donde resultó lesionado un cabecilla que, tras despojarse de un fusil AK47 con su munición y cargador, logró darse a la fuga con el resto de terroristas.

En el lugar la policía incautó decenas de cartuchos del calibre del fusil abandonado, unas 25 porciones de droga, presumiblemente cocaína, $111, cajas con envases vacíos de bebidas embriagantes y ropa.

De enero a la fecha la Policía contabiliza un total de 73 agresiones ilegítimas de parte de grupos de pandilleros en diversos puntos del país.

Share.

About Author

Leave A Reply