“El viaje de Santiago”, una exposición que invita a proteger y valorar el patrimonio cultural

0

Santiago, o Yak (en idioma q’eqchi’), es el personaje de una historieta de 12 páginas, imaginada por dos académicas francesas: Una arqueóloga, Chloé Andrieu, y una dibujante, Mélanie Forné, la cual estará disponible en el Museo Nacional de Antropología Dr. David J. Guzmán a partir del próximo jueves siete de junio.

Esta novela gráfica relata a través de un comic las aventuras de Santiago, quien aprenderá el valor de su patrimonio cultural.

La muestra —especialmente dirigida a niños— fue  creada en 2016, desde el sitio arqueológico maya Raxruhá, ubicado en Alta Verapaz, Guatemala, y tiene por objetivo difundir la importancia del  sitio tanto en la zona como en el resto de la república guatemalteca y más allá de sus fronteras.

“La historia tiene lugar en Guatemala, pero podría haber sido en El Salvador o en Honduras. Y es que cuánta gente vive a la par o encima de vestigios arqueológicos sin ni siquiera darse cuenta ¿Cuántas veces las antiguas ciudades mayas han sido destruidas por ignorancia o indiferencia?”, comentaron las autoras de la exhibición.

Asimismo, agregaron que se corre el riesgo de perder la historia prehispánica de un país, a pesar de los esfuerzos de los actores involucrados en la protección de este patrimonio, tales como arqueólogos, académicos, autoridades protectoras del patrimonio, guardarecursos o vigilantes, porque la “investigación no es suficiente si no se divulgan los resultados, si no se transmite la información recaudada a la gente”, dijo Andrieu, quien dirige el proyecto de Raxruhá.

Según las investigaciones de la Dra. Andrieu, el sitio arqueológico se desarrolló en el periodo Clásico tardío (600 -800 d. C.) con gran monumentalidad y una arquitectura de estilo único, “muy diferente al que se encuentra en las antiguas ciudades mayas de las tierras bajas del Petén”, explicó la especialista.

Según la arqueóloga, este sitio, por su ubicación estratégica entre la frontera de tierras altas y tierras bajas, se piensa que era un centro importante para el intercambio de bienes tales como el cacao y el achiote, que se producían localmente, pero también de obsidiana y jade que venían de los yacimientos de El Chayal (cerca de la actual ciudad de Guatemala) y del de la cuenca del río Motagua, y que transitaban por Raxruhá antes de llegar a los sitios de las tierras bajas.

Esta región es, todavía, poco conocida por los arqueólogos. Sin embargo, el trabajo investigativo aún continúa para dar respuesta a interrogantes sobre la organización de este asentamiento e intercambio prehispánico entre las tierras altas y bajas, así como su relación con los vecinos ubicados al norte y sur del sitio.

Sobre “El viaje de Santiago”, sus autoras coinciden en que el dibujo de los personajes, el paisaje, la ciudad y los colores fueron inspirados lo más cercano posible de los datos científicos.

“Los edificios fueron dibujados en base a lo que se descubrió en las excavaciones e investigaciones de superficie”, expresaron las autoras francesas.

Sin embargo, aclaran que las investigaciones, a la fecha, aún no arrojan datos preliminiares sobre las decoraciones de las casas, los colores y el estilo de la ropa prehispánica de los habitantes de esta zona y que debido a ello en la historia se refleja una deducción de estos aspectos. “Sin embargo, la ropa fue inspirada de la vestimenta q’eqchi’ actual”, sostuvo Forné .

En julio de 2017, se distribuyeron siete mil ejemplares de la historieta en q’eqchi’ para las escuelas del municipio de Raxruhá y, aunque originalmente fue escrita en español, ha sido traducida también al francés.

“El viaje de Santiago”, visitó centros comerciales, la Universidad del Valle y la sede de la Alianza Francesa en Guatemala. Asimismo, estuvo disponible al público en París. Ahora corresponde a El Salvador acoger la muestra, que será inaugurada el siete de junio, a las 10 de la mañana, en el balcón del museo. La entrada al evento es gratuita.

Share.

About Author

Leave A Reply