El Salvador mejora su desempeño global en el Índice de Competitividad del Foro Económico Mundial

0

El Informe de Competitividad Global 2018 (ICG) publicado este 16 de octubre por el Foro Económico Mundial (FEM), refleja que El Salvador está avanzando en su apuesta por la competitividad nacional. El índice evalúa 12 áreas, de las cuales el país mejoró su desempeño en 7 de ellas las cuales son: Infraestructura, Adopción de TIC, Estabilidad Macroeconómica, Salud, Mercado Laboral, Sistema Financiero y Tamaño de Mercado.

El Ministerio de Economía (MINEC) ha realizado un análisis del referido informe, que ubica a El Salvador en la posición 98 de 140 países evaluados. Queremos resaltar que este índice se construye a partir de 98 indicadores, un 70% provienen de datos cuantitativos y un 30% corresponden a datos de percepción, estos últimos son extraídos de una encuesta que el FEM realiza al sector empresarial salvadoreño.

Bajo esta metodología nuestro país logra avanzar y/o mantenerse en el 57% de los indicadores, mientras que en el 43% el país retrocede, la mayoría de este retroceso corresponden a indicadores de percepción (28 de ellos en retroceso son de este porcentaje) obtenidos como respuesta de las 103 empresas consultadas.

Si se analizan los temas por indicadores, el país destaca a nivel mundial con ventaja competitiva en estabilidad inflacionaria, suscripciones a telefonía móvil, transparencia presupuestaria, complejidad arancelaria, derechos de los trabajadores y flexibilidad laboral, sistema financiero robusto (baja mora crediticia), competencia en servicios, libertad de prensa, aplicaciones de marcas (propiedad intelectual), por mencionar algunos.

Asimismo, desafíos claves en los que el país muestra avance son: seguridad ciudadana y confianza en la policía, participación en gobierno electrónico, conectividad marítima, servicios energía eléctrica y agua, acceso a Tecnologías de la Información y Comunicación, expectativa de una vida saludable, participación de la mujer en el mercado laboral, mayor inversión en Investigación y Desarrollo y publicaciones científicas.

Detrás de estos resultados destacables se encuentran iniciativas en marcha como la negociación y firma de nuevos acuerdos comerciales, impulso Gobierno Electrónico, Plan El Salvador Seguro, Programa Jóvenes con Todo, inversión en Puerto de Acajutla y Aeropuerto Internacional Monseñor Óscar Arnulfo Romero y Galdámez.

Además, se ha puesto en marcha una Política de Propiedad Intelectual, proyectos que permiten mayor acceso a la información y transparencia, marcos regulatorios que facilitan y mejoran el acceso a crédito, la Reforma de Salud, políticas hacia la reducción de brechas de género, etc.

Estos proyectos se integrarán con la Política Nacional de Competitividad, en construcción, que retoma la competitividad desde un enfoque sistémico y mira los desafíos como oportunidades de impulso del país, al convertir las debilidades en fortalezas.

La Política consolidará el arduo y continuo trabajo del Gobierno de El Salvador por brindar un entorno de negocios favorable para las inversiones, que se traduzca en más y mejores empleos para los salvadoreños.

Finalmente, el MINEC felicita el necesario e importante esfuerzo realizado por el FEM en la mejora metodológica. Este avance permite que el índice sea de mayor utilidad a los países evaluados, al tener información más objetiva. No obstante, deben seguir trabajando por resolver los retos metodológicos que persisten en la elaboración del Índice, tales como la muestra poco representativa de empresarios que responden a la encuesta ejecutiva (solo 103 en la edición 2018) y que dan los insumos para los indicadores de percepción, así como la necesidad de utilizar cifras actualizadas para la construcción del mismo.

El ministerio de Economía se mantendrá cerca del FEM para discutir los temas antes señalados y en esa línea, y por la alta relevancia del tema para el país decidimos  realizar el  lanzamiento del Primer Informe Nacional de Competitividad de El Salvador, en el mes de septiembre, en el  cual surge el compromiso de crear un índice propio de evaluación de la competitividad nacional,  que permita el monitoreo y evaluación permanente del desempeño del país en esta materia, con la finalidad de identificar año con año aquellos retos que generan los mayores cuellos de botella e intervenir oportunamente con base a información objetiva y rigurosa.

Con estos esfuerzos encaminados al desarrollo económico y estratégico de El Salvador  y  comprometidos con este enfoque continuaremos con estos esfuerzos (el Índice Nacional  y la Política Nacional de Competitividad) reafirmando que la competitividad empresarial y nacional es una de las apuestas estratégicas y prioritarias del  Gobierno y sin duda de los sectores productivos, y esto nos ayudará a avanzar para lograr un país Productivo, Educado y Seguro.

 

Share.

About Author

Leave A Reply