ARENA no aprobó préstamo para pagar su propia deuda y ahora se pagarán más intereses

0

Nota: Transparencia Activa

El ministro de Hacienda, Nelson Fuentes, aseguró ayer que El Salvador llegó “tarde al mercado internacional” para obtener fondos y pagar una deuda, que entre otras, el país pagaría por adquirir en 2009 bonos debido a que el partido ARENA dejó en bancarrota al Estado. Ahora será más caro emitir deuda, debido al aumento en las tasas de interés.

El Gobierno solicitó en mayo de 2018 a la Asamblea legislativa autorización de emitir $3,257.7 millones en bonos, de los cuales $800 millones eran para pagar Letes y $2,457.7 millones para honrar siete emisiones de bonos que vencen entre 2019 y 2024. Sin embargo, el tema sigue sin abordarse en el Congreso y ahora urge más porque hay que incorporar esa deuda a la discusión del presupuesto estatal de 2019.

La Constitución exige que la emisión de deuda sea aprobada por mayoría calificada (56 votos), pero, según el diputado por el FMLN, Víctor Suazo, “no todos los grupos parlamentarios están de acuerdo en este momento en mitigar los riesgos de la deuda pública con sentido de país, sino que prevalecen más los intereses electorales sobre responsabilidades que son del Estado y son indiferentes de quién esté al frente de la nación, que se tienen que cumplir obligatoriamente”.

Según Suazo, ARENA se opuso a aprobar esta emisión de bonos en mayo de 2018 con un objetivo político e intereses meramente electorales.

Al no contar con la aprobación de ARENA, ahora siempre existe la necesidad inmediata de pagar los $800 millones de deuda que vencen en 2019 y estos tienen que estar presupuestados para el próximo año. Estos bonos que se tiene que pagar fueron aprobados en la Asamblea Legislativa en mayo de 2009 para sanear las cuentas del Estado que dejó el partido ARENA al Ejecutivo después de 20 años de gobierno.

“Dejaron una crisis fiscal que ni siquiera había para pagar salarios” y esta deuda (de 2018) que se quiere refinanciar a un mejor interés serviría para pagar una deuda que adquirió ARENA a un interés más alto y que sirvió para mitigar la crisis financiera que dejaron y que había que asumir para que funcionara el aparato estatal con el nuevo Gobierno.

Suazo añadió que en 2009, también se descubrió que ARENA para adquirir esa deuda, manipuló los índices económicos de ingreso y crecimiento del Estado y proyectaron, en papel, ingresos correspondientes a un 3.5% del PIB, cuando al final y en la realidad el país creció negativamente a un -3,1%.

Para Suazo, no solamente exageraron el crecimiento económico, sino que el país se tuvo que endeudar para pagar esa deuda y que el siguiente Gobierno (de Mauricio Funes) solventara esa crisis.

Según los registros de Hacienda, el déficit fiscal ha crecido un punto porcentual con respecto al PIB por falta de decisiones legislativas audaces. El Ministro Fuentes indicó que lo importante ahora es que no aumente la deuda pública en los próximos años y afirmó que una medida es empezar a implementar la facturación electrónica.

Agregó que las condiciones políticas no están permitiendo alcanzar acuerdos, pero hizo el llamado a que debe haber una cadena de aprobación con el Presupuesto 2019, el pago de deuda, las reformas a la Ley de Responsabilidad Fiscal y de la facturación electrónica.

Suazo explicó a Transparencia Activa que “la idea en mayo era que con los $2.4 millones se refinanciara la deuda, ordenar las finanzas públicas”, tener mejor disposición en los pagos de deuda que se aproximan y con mejores intereses. Esto también hubiese ayudado a tener un mejor manejo fiscal de las finanzas públicas y a que las calificadoras de riesgo mejoraran las calificaciones crediticias del país.

Suazo aseguró que si se hubiese aprobado en mayo de 2018 esta emisión de bonos “se habría tenido acceso a los mercados de la Bolsa de Nueva York con mejores plazos de pago, un mejor interés, una emisión de bonos paulatina, y no hacerlo donde se ha hecho habitualmente, en la Bolsa de Luxemburgo, donde se emiten bonos estatales con montos más pequeños, pero intereses más altos y con plazos menos convenientes”.

Además, hacerlo en mayo en esas condiciones y en la Bolsa de Nueva York, hubiese ayudado a que otros mercados financieros externos no tuvieran previo conocimiento de la emisión de títulos estatales de El Salvador con lo que se evitaba, de alguna manera, la especulación que posibilita que se encarezcan los intereses de las deudas y que tengan mejor rendimiento económico pero para los compradores de deuda, no para el país.

El Ministro Fuentes, con relación al pago de deuda de corto plazo, lamentó que en este momento (noviembre de 2018) ya llegamos tarde para colocar los bonos a una mejor tasa de interés en el mercado internacional. “Perdimos la oportunidad que teníamos hace un mes y ahora pagaremos más intereses con el dinero de los contribuyentes”, lamentó. Sin embargo, insistió que siempre es mejor emitir bonos en el más corto plazo, ya que “las tasas de interés van para arriba y debemos salir antes que siga aumentando el riesgo”, agregó.

Share.

About Author

Leave A Reply